El servicio de Pediatría imparte clases a menores para mostrarles cómo funciona un aparato que regula la cantidad de glucosa que necesitan.

 

La Unidad Diabetológica del Servicio de Pediatría del Hospital Santa Lucía ha comenzado a impartir clases para enseñar a niños con diabetes a gestionar sus tratamientos y mejorar su calidad de vida y la de sus familiares. A través de unos cursos, dirigidos a menores de hasta 16 años, se les muestra cómo utilizar bombas de insulina (un dispositivo portátil que controla la glucosa en sangre las 24 horas del día).

Así, los propios afectados pueden autogestionar sus tratamientos y cambiar las dosis del medicamento dependiendo de la actividad que realiza, como durante excursiones o ejercicios extraescolares.

Este sistema se apoya en la 'telemedicina'. Los padres pueden transmitir a través de internet las diferentes dosis de insulina que necesita su hijo o incluso consultar sus dudas por correo electrónico. Los cursos son impartidos por la enfermera y supervisora de la Unidad de Pediatría del hospital, Mariví Blanco, y los pediatras José María Donate y Daniel Calvo.

 

Lea la noticia completa aquí.