Viajar con diabetes

 

Antes de viajar

Comprobar la cobertura de tu seguro de viaje, así como los centros hospitalarios de referencia más cercanos a la zona donde te alojes.

Solicitar un informe médico que indique que tienes diabetes y que debes de llevar contigo la medicación y otros dispositivos (agujas, lancetas, medidor de glucosa, bomba de insulina...) necesarios para el tratamiento y control de la diabetes. Si viajas a un país en el que se hable un idioma diferente al tuyo trata de llevar toda la documentación en el idioma del país de destino o por lo menos en inglés. En SODICAR te lo proporcionamos en Inglés y en Español y también te asesoramos si estás preparando una actividad poco común (viajar a países exóticos, deportes de competición, etc)

Buscar información sobre el destino (horarios, clima, etc).imagen avion y mundo

Consultar cualquier duda con tu medico.

Hacer una lista con todo el material necesario para el viaje.

 

Durante el viaje

Controlar tus niveles de glucemia con más frecuencia de lo habitual durante el viaje. Las modificaciones que se producen durante el viaje (cambios de rutina, estrés, comidas...) pueden afectar el control glucémico.

Si viajas a zonas con diferente huso horario recuerda cambiar las horas en los dispositivos (bomba de insulina, medidor de glucemia capilar y/o sistema de monitorización continua o flash de glucosa intersticial).

Durante el viaje el material debe estar de tu mano. Cuando viajes en avión, tren, coche o barco, asegúrate que todo lo que necesitas para el control de tu diabetes (tratamiento, dispositivos, suministros) están guardados en un sitio accesible.

En caso de que estés en tratamiento con fármacos que provoquen hipoglucemias, debes estar preparado para actuar ante un valor bajo de glucemia. La actividad física que se realiza durante el viaje puede aumentar el riesgo de hipoglucemia.

 

Viajes en avión

Si llevas un sistema de monitorización continua de glucosa intersticial, dependiendo del dispositivo, puede que sea necesario apagarlo o ponerlo en modo avión. Algunos de estos dispositivos realizan la transmisión de los datos a través de sistemas que no pueden ir activados durante el vuelo (Ej. radiofrecuencia). En caso de duda consúltalo con el fabricante.

Puedes llevar la bomba de insulina y el sistema de monitorización continua o flash cuando pases el arco en el control de seguridad del aeropuerto. No pases los dispositivos por la máquina de rayos-X.

Nunca lleves la insulina en el equipaje facturado. Las bajas temperaturas que se alcanzan en la bodega del avión pueden dañar la insulina.

Llega con tiempo al aeropuerto, ten en cuenta que en el control de seguridad revisarán el equipaje y puede que te hagan preguntas relacionadas con el tratamiento/dispositivos.

Guarda la medicación en una bolsa transparente de plástico y separado de otros productos que no estén relacionados con el tratamiento y control de la diabetes, así facilitarás la identificación del material.

 

Viajes en coche

Si realizas viajes largos como conductor y tomas fármacos que producen hipoglucemias controla tu glucemia con frecuencia (especialmente cuando inicies la conducción).

Mete en el coche alimentos con hidratos de carbono (zumo, galletas, fruta) y guárdalos en un sitio de fácil acceso (no los metas en el maletero).

Protege tu medidor de glucemia. Si tienes un medidor de glucemia (o uno "extra") en el coche para realizar las glucemias durante el viaje ten en cuenta que las temperaturas extremas pueden dañar el dispositivo.

 

Fuente: https://www.freestylelibre.es/libre/diabetes-blog/recomendaciones-para-viajar-con-diabetes.html